f
Call Us Free: 1-800-123-4567

La estratagema europea y la redención de Grecia

En la actualidad, tanto la desgracia como la miseria se negocian perfectamente. Por decirlo de algún modo, existe una cotización de los valores negativos. Lo mismo ocurre con la deuda, que tiene algo de negativo y algo de virtual, y puede negociarse, venderse o comprarse. Creo que es Nietzsche quien habla de la deuda redimida: Dios ha enviado a su hijo para redimir la deuda del hombre, y el hombre jamás podrá redimirla, ya que el acreedor ya lo ha hecho antes. De ese modo, el hombre nunca podrá pagarla y será un deudor perpetuo. Y lo que vale para Dios, vale, actualmente, para el capital: el sistema crea una deuda ilimitada que él mismo redime de vez en cuando, renegocia, pone nuevo en circulación, hasta el infinito…

Por otro lado, la mayoría de las regulaciones siempre afectarán antes al hombre de negocios que a la persona media, por lo que el principal efecto es el de quitar poder al gobierno para dárselo a las corporaciones privadas. Lo que esto significa para el hombre medio es que la interferencia del gobierno en su vida es reemplazada por la interferencia de las grandes corporaciones, lo que puede ser permitido, por ejemplo, para verter más productos químicos que penetran en su suministro de agua y le producen cáncer.

Nuestra vida depende de decisiones hechas por otras personas; no tenemos control sobre estas decisiones e incluso normalmente no sabemos las personas que las toman. («Vivimos en un mundo en el que relativamente poca gente -puede que 500 o 1000- toma las decisiones importantes» -Philip B. Heymann del colegio de leyes de Harvard, citado por Anthony Lewis, New York Times , 21 de Abril, 1995). Las personas que buscan seguridad están por eso frustradas, lo que las conduce a un sentimiento de impotencia. Lo que nos hace sentirnos seguros no es tanto la seguridad objetiva como la sensación de confianza en nuestra habilidad de hacernos cargo de nosotros mismos.

El hombre primitivo amenazado por un animal fiero o por el hambre, podía luchar para defenderse o viajar para buscar alimento. No tenía la certeza de tener éxito en estos esfuerzos, pero por término medio no estaba indefenso contra las cosas que le amenazaban. Los temores de la persona moderna tienden a estar hechos por el hombre. Ya no son el resultado del azar, son imposiciones de otras personas, en cuyas decisiones, como individuo, es incapaz de influir. De este modo el hombre primitivo tiene su seguridad en la mayor parte en sus propias manos (tanto como persona como parte de un grupo pequeño). Mientras que la seguridad del hombre moderno está en manos de personas u organizaciones demasiado remotas o grandes como para influir personalmente sobre ellas.

LIBERTAD

Según la concepción burguesa, un hombre «libre» es esencialmente un elemento de una maquinaria social y tiene sólo una cierta serie de libertades prescritas y delimitadas; libertades que son designadas para servir a las necesidades de la máquina social más que aquellas de la persona. Así el hombre «libre» burgués tiene libertad económica porque eso promueve el crecimiento y el progreso.

Con «libertad» nos referimos a tener control (tanto como una persona o como miembro de un grupo pequeño) de los problemas de la vida y de la muerte de la existencia de uno; comida, vestido, refugio y defensa contra cualquier temor que pueda haber en nuestro medio. Libertad significa tener poder, no el poder de controlar a otra gente sino el poder de controlar la propia vida. Uno no tiene libertad si cualquier otro (especialmente una gran organización) tiene poder sobre ti, no importa la benevolencia, la tolerancia y la permisividad con que el poder pueda ser ejercido.

democracia

Dado que la democracia nació en Grecia, todo indica a que las cosas comenzarán y finalizarán bajo el mismo signo. Ahí está el sentido de la famosa historia de la muerte en Samarkanda…En la plaza de una ciudad, un soldado ve que la muerte le hace un guiño, se asusta, acude a casa del rey y le dice: “La muerte me ha guiñado el ojo, me iré lo más lejos posible, escaparé a Samarkanda”. El rey llama a la muerte para preguntarle por qué ha asustado a su capitán. Y la muerte le dice: “No he querido asustarle, sólo quería recordarle que esta noche teníamos una cita en Samarkanda. Por consiguiente, el destino tiene una forma en cierto modo esférica: cuanto más nos alejamos de un punto, más nos acercamos a él. Existirá una reversibilidad que hará que cada cosa, en su interior, sea vengada. Cannetti lo dice: “No vale la pena querer la venganza, se cumplirá, se cumple automáticamente, mediante la reversibilidad de las cosas”…. Ésta es la forma del destino, sin referentes, ni equivalentes, sin lugar, ni precio.Pero la estrategia del propio sistema es mantener un intercambio que no se sustenta en nada, pero que posee toda la eficacia de un intercambio positivo.

El caso es que lo virtual, nuestro equivalente general, se presenta como algo cifrado, codificado, donde todo puede medirse con una misma medida reductora: el sistema binario, la alternancia 0/1. Nada escapa a esta ecuación simplificadora. A pesar de todo y gracias al principio de incertidumbre, siempre existirá esta línea más allá del cual un sistema, al ser incapaz ya de demostrarse a sí mismo, se revuelve en ese momento contra sí mismo.

ALGUNOS PRINCIPIOS DE LA HISTORIA

Pensad en la historia como la suma de dos componentes: uno errático que consiste en eventos inapreciables que siguen una norma no discernible y un componente regular que consiste en tendencias históricas de periodos largos. Aquí estamos interesados en estas últimas.

PRIMER PRINCIPIO. Si se hace un pequeño cambio que afecte a una tendencia histórica de periodo largo, entonces el efecto del cambio será casi siempre transitorio-la tendencia pronto retrocederá a su estado original. (Ejemplo: Un movimiento de reforma designado para limpiar la corrupción política en una sociedad raramente tendrá más que un efecto de duración corto, tarde o temprano los reformistas se relajaran y la corrupción se deslizará otra vez dentro. El nivel de corrupción política en una sociedad dada tiende a permanecer constante o cambia despacio sólo con la evolución de la sociedad. Normalmente, una limpieza política sólo será permanente si va acompañada de cambios sociales generales, un pequeño cambio en la sociedad no será suficiente). Si un pequeño cambio en una tendencia histórica de periodo largo se presenta como permanente, es sólo porque el cambio actúa en la dirección con que la tendencia se estaba moviendo de antemano, así la tendencia no se ve alterada, pero sí empujada socialmente un paso adelante.

SEGUNDO PRINCIPIO. Si se hace un cambio que es lo suficientemente grande como para alterar permanentemente una tendencia histórica de periodo largo, eso alterará la sociedad en su conjunto. En otras palabras, una sociedad es un sistema en que todas sus partes están interrelacionadas, y no puedes cambiar permanentemente ninguna parte importante sin cambiar también todas las otras.

TERCER PRINCIPIO. Si se hace un cambio que es lo suficientemente grande como para alterar permanentemente una tendencia de periodo largo, entonces las consecuencias para la sociedad como conjunto no pueden predecirse de antemano. (A no ser que varias sociedades hayan pasado a través del mismo cambio y hayan experimentado todas las mismas consecuencias, en tal caso uno, puede predecir en terrenos empíricos que otra sociedad que pase por el mismo cambio probablemente experimentará consecuencias similares).

CUARTO PRINCIPIO. Un nuevo tipo de sociedad no se puede diseñar en el papel. Esto es, no puedes planear un nuevo tipo de sociedad por adelantado, entonces construirla y esperar que funcione para lo que se ha diseñado.

El tercer y el cuarto principio resultan de la complejidad de las sociedades humanas. Un cambio en el comportamiento humano afectará a la economía de una sociedad y a su medio físico; la economía afectará el medio y viceversa, y los cambios en la economía y el medio afectarán al comportamiento humano de una manera compleja e imprevisible. La red de causas y efectos es demasiado compleja para ser desenmarañada y entendida.

QUINTO PRINCIPIO. La gente no elige conscientemente y racionalmente la forma de su sociedad. Las sociedades se desarrollan a través del proceso de evolución social que no está bajo el control racional humano. El quinto principio es consecuencia de los anteriores

Estos principios no se presentan como normas inviolables sino como reglas sencillas, o guías para pensar, que pueden proporcionar un antídoto parcial a las ideas ingenuas a cerca del futuro de la sociedad.

Este post es un simple cut-up de los escritos de Jean Baudrillard y Theodore Kaczynksy >>>

Víctor Nicolau on sabyoutubeVíctor Nicolau on sabtwitterVíctor Nicolau on sablinkedinVíctor Nicolau on sabfacebook
Víctor Nicolau
Víctor Nicolau
CEO de Escuela de Brokers, una empresa de tratamiento & análisis de datos en el mundo #Fintech a nivel internacional. Impulsando el crecimiento del talento y generando retornos inmediatos sobre la inversión.
Responder


A %d blogueros les gusta esto:
Mercado:
Accept Terms & Conditions